A los que vieren y entendieren (la LOMLOE)

A los que vieren y entendieren (la LOMLOE)

Hace muchos años, asistí a un curso de formación que despertó mi interés. Un ponente, experto en interpretación y aplicación de la normativa, que desarrollaba su labor en una alta Institución del Estado, nos hablaría de la Ley 2/2006 de 3 mayo, Ley Orgánica de Educación (LOE).

Recuerdo, perfectamente, el inicio de la charla (tras la oportuna presentación). Vino a decir que para entender esa Ley era necesario ser jurídico y saber de educación. Después de esa reflexión, recuerdo que llenó su exposición con diversas anécdotas de un familiar que había sido maestro; pero se habló poco del tema objeto de la ponencia. Imagino que por su dificultad, para una interpretación comprensiva de un marco legal tan específico.

Hoy se ha publicado la Ley Orgánica 3/2020, de 29 de diciembre, por la que se modifica la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (LOMLOE). Puedes descargarla AQUÍ. En su inicio reza un arcaísmo jurídico » A todos los que la presente vieren y entendieren»

A la inestabilidad regulatoria que sufre España en materia educativa, se une la inseguridad que genera cada nuevo marco normativo, que se solapa con el anterior, en un tránsito complejo de entender. Por eso es aconsejable leer este tipo de leyes empezando por el final.

La LOMLOE incorpora ocho disposiciones adicionales, cinco transitorias que regulan distintos aspectos del periodo de implantación, una disposición derogatoria y seis disposiciones finales relativas al desarrollo reglamentario, el calendario de implantación y la entrada en vigor.

Pongamos un ejemplo, que será objeto de reflexión y preocupación (especialmente para los aspirantes a superar los procesos de concurso-oposición, de acceso a los cuerpos docentes, en el año 2021). La presente Ley entrará en vigor a los veinte días de su publicación en el Boletín Oficial del Estado. Deroga la LOMCE, pero el calendario de implantación de la LOMLOE hace inevitable que, desde el punto de vista curricular, convivan ambas leyes durante unos años. Además habrán de tenerse en cuenta, las disposiciones transitorias y la irretroactividad de la nueva Ley Orgánica, por ejemplo, en los procesos de selección del director o directora en los centros públicos, o en la admisión de alumnos, que se hubieran iniciado con anterioridad.

La disposición derogatoria única de la LOMLOE, también incluye la derogación de cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan a lo dispuesto en la presente Ley. Algo inevitable en el mundo jurídico, por el principio de jerarquía que se consagra constitucionalmente, al igual que el de legalidad, en el artículo 9.3 de la Constitución Española. Pero estamos hablando de Educación y en este ámbito, no siempre se tiene en cuenta el principio de jerarquía, de soberanía o de competencia.

En el curso 20-21, estamos en plena pandemia de la COVID-19. Aunque parece que estaríamos ante el principio del fin; nadie se atreve a poner la fecha de término a esta crisis sanitaria que ha generado la mayor disrupción vivida en la educación de nuestros jóvenes.

Dentro de veinte días (a partir del 19-01-2021) entrará en vigor la LOMLOE, pero ¿Derogará el Real Decreto-Ley 31/2020, de 29 de septiembre, por el que se adoptan medidas urgentes en el ámbito de la educación no universitaria?.

Publicado en fecha 30-09-2020, se justifica en que “no es posible recurrir a otros procedimientos normativos dado que ya se ha iniciado el curso escolar y las previsiones de evolución de la pandemia no permiten dilatar más en el tiempo la actuación del Gobierno, al que le compete el establecimiento de la normativa básica en materia educativa. Igualmente, la seguridad jurídica y la correcta prestación del servicio público educativo, exigen que las comunidades autónomas cuenten con la mayor celeridad posible, con el marco normativo básico a partir del cual realizar su ordenación y gestión de la actividad docente y educativa”.

Se dicta con carácter de normativa básica un Real Decreto Ley que modifica cuestiones básicas recogidas en la Ley Orgánica en vigor en ese momento (LOE, modificada por la LOMCE); tales como el valor de los estándares de aprendizaje evaluables, la autorización a las Comunidades Autónomas para modificar criterios de promoción y titulación en las diferentes etapas educativas (cuestión que es competencia del Estado), así como la posibilidad de exención del requisito de formación pedagógica al profesorado, para ejercer la profesión docente.

El propio texto señala que “su vigencia queda condicionada a la duración de la pandemia, y al mismo tiempo se respetan para el futuro el rango de las disposiciones que en este real decreto-ley se modifican”; que ahora afectarían a la LOMLOE; que nada cita, en su preámbulo sobre la crisis de la COVID-19.

Y en este escenario, muchos opositores coinciden en preguntar:

¿Qué aspectos cambiarán este año respecto a años anteriores con la pandemia? ¿Cómo nos afecta la nueva normativa? ¿Se puede incluir algo relacionado con la Covid en la programación?  ¿La programación ha de incluir los 3 escenarios de la pandemia? ¿Programación basada en LOMLOE o en la LOE, modificada por la LOMCE?

De todo eso, y más, iremos escribiendo y hablando, una vez que hemos visto, hoy, publicada la nueva Ley. Ahora toca entenderla; porque la ignorancia de la misma no excusa de su cumplimiento.

Juan José Arévalo Jiménez

1.909 lecturas de este artículo. 



Share This

Si continuas utilizando este sitio web aceptas el uso de cookies. Más información.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar