DERECHOS HUMANOS Y EDUCACIÓN INCLUSIVA.

Hoy celebramos el 75 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que reconoce que todas las personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos, y dotadas como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente unas con otras. Un anhelo que representa una sociedad favorecedora del bien común desde el ejercicio responsable de la autonomía individual.

Los derechos humanos  son propios de la condición humana y por tanto son universales. Son también derechos naturales, preestatales y superiores al poder político, que debe respetar los derechos humanos y facilitar su ejercicio. El poder político los incorpora al ordenamiento jurídico en forma de derechos fundamentales.

En este sentido el reconocimiento del derecho humano a la educación, en el artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos del 10 de diciembre de 1948, tiene como objetivo el pleno desarrollo de la personalidad humana y se proyecta como derecho fundamental en la Constitución española, en su artículo 27.

La libertad será el concepto clave para explicar la necesidad de un ámbito de autonomía de las personas en la sociedad y la educación (tal y como señala el preámbulo de la Ley Orgánica 2/2006 de 3 de mayo, Ley Orgánica de Educación- LOE) es el medio más adecuado para construir su personalidad, desarrollar al máximo sus capacidades, conformar su propia identidad personal y configurar su comprensión de la realidad, integrando la dimensión cognoscitiva, la afectiva y la axiológica.

Dicho lo cual, no todos parten con la mismas condiciones, personales, sociales y económicas para conseguir este objetivo, lo que se traduce en un grave riesgo, para un sector de la población, de exclusión social: Por este motivo es imprescindible, y así está recogido en la Constitución Española (artículo 9), que los poderes públicos promuevan las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; removiendo los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social,

En la actualidad el derecho humano a la educación ha evolucionado desde su concepción original. Hoy este derecho fundamentalinspecciondeeducación.com, del alumnado, significa el derecho a una educación inclusiva y de calidad, tal y como se define en la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, reguladora del Derecho a la Educación. Un principio fundamental, de la enseñanza básica, con el fin de atender a la diversidad de las necesidades de todo el alumnado, tanto del que tiene especiales dificultades de aprendizaje como del que tiene mayor capacidad y motivación para aprender.

Un modelo educativo complejo que supone que todas las enseñanzas se adaptarán al alumnado con necesidad específica de apoyo educativo para garantizar, no sólo el acceso, también la permanencia y la progresión de este alumnado en el sistema educativo (artículo 3 de la LOE); promoviendo oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida.

Para el Comité de la ONU (2016) sobre los derechos de las personas con discapacidad, así como para el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el Tribunal Constitucional (STC 34/2023) la inclusión no es la incorporación, sin más, del alumnado con necesidad específica de apoyo educativo (con especial referencia a las personas con discapacidad) a los centros educativos ordinarios. En este supuesto hablaríamos de integración (no de inclusión) del alumnado, con el convencimiento de que pueden adaptarse a los requisitos normalizados de esas instituciones. “Además, la integración no garantiza automáticamente la transición de la segregación a la inclusión».

“La inclusión implica un proceso de reforma sistémica que conlleva cambios y modificaciones en el contenido, los métodos de enseñanza, los enfoques, las estructuras y las estrategias de la educación para superar los obstáculos con la visión de que todos los alumnos de los grupos de edad pertinentes tengan una experiencia de aprendizaje equitativa y participativa y el entorno que mejor corresponda a sus necesidades y preferencias. La inclusión de los alumnos con discapacidad en las clases convencionales sin los consiguientes cambios estructurales, por ejemplo, en la organización, los planes de estudios y las estrategias de enseñanza y aprendizaje, no constituye inclusión. Por eso el derecho a la educación inclusiva conlleva una transformación de la cultura, la política y la práctica del sistema educativo, incluyendo la formación y apoyo al profesorado y la interacción con los padres de los alumnos con y sin discapacidad, a fin de generar un ambiente que favorece el aprendizaje inclusivo y en el que todas las personas se sienten seguras, apoyadas y estimuladas”

El derecho a la educación inclusiva depende de condiciones normativas pero también materiales, como inversiones «hasta el máximo de sus recursos disponibles» (art. 4.2 de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, hecha en Nueva York en 2006 ), «ajustes razonables» y «medidas de apoyo personalizadas y efectivas» (art. 24.2 de la Convención), incluida la formación del profesorado (art. 24.4). Por eso el logro del objetivo debe buscarse «de manera progresiva»

El reconocimiento de la inspección de educación en el mismo artículo de la Constitución Española que establece el derecho fundamental a la educación, debe centrar el objetivo de esta Institución, en el presente, como mecanismo de protección de los derechos fundamentales y las libertades públicas; ejerciendo sus funciones con criterios técnicos (artículo 153.bis de la LOE) y velando, sin mayor cortapisa que el ordenamiento jurídico, por el principio del interés superior del menor y su derecho a la educación, en los términos en los que hoy se concibe este derecho humano.

Hoy es un buen día para recordar que la Declaración Universal de los Derechos Humanos, entiende la libertad, la justicia y la paz en el mundo como la base para el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana.

580 lecturas de este artículo.

Juan José Arévalo Jiménez

auladeinspeccion@gmail.com

Preparador de las oposiciones de acceso al Cuerpo de Inspectores de Educación.

 

 

 

 

 

 

 

 

Share This

Si continuas utilizando este sitio web aceptas el uso de cookies. Más información.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar